La sangría no cesa: 34 cetáceos y 27 tortugas muertas en Almería este año

La sobrepesca, la contaminación y la acumulación de basuras en el mar dejan al litoral almeriense como uno de los más castigados de la costa andaluza

La sangría de cetáceos y tortugas marinas en el litoral almeriense no cesa. Las costas de la provincia han tenido que lamentar la muerte de más de medio centenar de cetáceos y tortugas en lo que llevamos de año. En concreto, un total de 34 cetáceos y 27 tortugas marinas han aparecido muertas en alguna playa almeriense entre enero y septiembre de este año.

«Cada año tenemos que lamentar la muerte de más animales en el mar». Así lo señala  Eva María Morón, la coordinadora de la asociación para la recuperación de la fauna marina Equinac, única entidad autorizada para efectuar el rescate de especies amenazadas en la provincia, quien advierte que esta cifra de muertes «superará con creces» al número de varamientos contabilizados a lo largo de todo el año pasado.

Según dio a conocer la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, las costas andaluzas registraron en 2016 un total de 245 varamientos, entre cetáceos (162) y tortugas (83), de los que un total de 71 fueron atendidos en las playas del territorio almeriense.

A falta de tres meses para concluir este año, el número de varamientos ya supera las seis decenas, por lo que todo hace indicar que el número de muertes de cetáceos y tortugas, la mayoría ejemplares de tortuga boba -‘Caretta caretta’-, será superior al del año anterior y volverá a situar al territorio almeriense como uno de los más afectados en todo el litoral andaluz.

Desde Equinac apuntan a que la «inmensa mayoría» de animales han aparecido en los últimos años en la costa han muerto «por factores externos al animal y por la acción del ser humano». De hecho, muchos de estos animales «llegan muy enfermos» a las playas debido a los «grandes índices de contaminación que hay en nuestras costas», al tiempo que todos y cada uno de ellos presentan «grandes niveles de desnutrición», indica Eva Morón.

Leer más en IDEAL