De la estancia en Almería del niño García Lorca con su maestro

El poeta y dramaturgo pasó unos años en la ciudad y llegó a aprobar el ingreso en el instituto, publicando aquí sus primeros textos

Más allá de los artistas que, con pasaporte almeriense, han ido pasando por la noche de los tiempos, Almería ha sido tierra de acogida de algunos de los más grandes de la música, las letras y las artes, que han coincidido en el libro de historia de esta provincia por unos motivos o por otros.

Para mucho, canciones, libros, películas; ha dado la estancia de John Lennon. Algo menos de tinta ha hecho correr la infantil estancia de Federico García Lorca, una de las más grandes plumas que ha dado la literatura española y que, además de por sus méritos artísticos, pasó a la historia como símbolo de la barbarie de la Guerra Civil española.

Federico García Lorca pasó unos años de su infancia en Almería, aunque según los autores que relatan ese paso por la ciudad almeriense, las fechas ‘bailan’ en unos casos con respecto a otros.

Seguramente la mayor profundidad de detalle se lo ha dado, a esa estancia, el profesor Pascual González Guzmán, que en 1964 publicó una serie de documentos, incluyendo el examen de acceso de Federico al Instituto de Almería.

Con su maestro Rodríguez

En todo caso, lo que sí está comúnmente aceptado es que Lorca paso esos años en la ciudad debido a que fue enviado por sus padres a proseguir con su educación y enseñanza de la mano del maestro Antonio Rodríguez Espinosa.

La familia del poeta había conocido al maestro en Fuentevaqueros, donde éste ejercía su profesión antes de pasar por algún otro destino, para terminar en Almería. En la cuna de la familia García Lorca, se había estrechado la amistad con el maestro, que en los primeros años del siglo XX dirigirá la escuela del Hospicio de Almería.

Leer más en el IDEAL