Rincones: ¿Quieres conocer una cala escondida en el Cabo de Gata, Almería?

Nos vamos a una cala del Cabo de Gata, que es un lugar único; aguas cristalinas, solitaria, resguardada del viento, casi inaccesible y espectacular

Viajamos a la Cala de los Motores, próxima al pueblo de la Fabriquilla en el Parque Natural Cabo de Gata. Esta playa de Almería se encuentra en un entorno de lujo; un espacio de origen volcánico, aguas cristalinas de color turquesa, fondos marinos alucinantes y un lugar que forma parte de la red mundial de reservas de la biosfera. En fin, que razones no nos faltan para acercarnos a este rincón de la provincia.

¿DÓNDE ESTA Y CÓMO LLEGAR A LA PLAYA DE LOS MOTORES?
Esta cala se encuentra en la Fabriquilla, un pueblo o barriada dentro del Parque Natural del Cabo de Gata y a unos 36 kilómetros de la capital almeriense. Hay tres formas de llegar: a pie bajando desde el acantilado, la segunda sería en barco o kayac y la última manera si tienes un poco de suerte y paciencia, puedes esperar que baje la marea en ciertos días del año para acceder desde la playa de la Fabriquilla. Nosotros siempre accedemos bajando por el acantilado y te vamos a detallar cómo lo hacemos.

Primero tendremos que llegar al municipio de la Fabriquilla, a unos 5 kilómetros del pueblo de Cabo de Gata siguiendo la carretera (ALP-822). Una vez en la Fabriquilla no entramos al pueblo, cruzamos la rotonda en dirección al mirador del Arrecife de las Sirenas o el faro. Una vez salimos de la rotonda comenzamos a contar y a unos 800 metros nos encontraremos un anchurón donde aparcar el coche a la derecha de la carretera. Desde este sitio, sale un sendero que nos llevara hasta un búnker de la guerra civil, que se encuentra mirando al mar, con una vista espectacular de toda la línea de costa. Justo a la izquierda del mismo podemos ver la playa

¿Ahora cómo accedemos a la playa? Te avisamos de que la bajada es muy complicada, incluso puede a llegar a ser peligrosa. No ir con chanclas, ni con mucho equipaje como: neveras, colchonetas… Necesitaremos de manos y pies para bajar, y si te dan miedo las alturas ni lo intentes ¡importante! mucha precaución. Justo unos metros antes del búnker, a la izquierda baja una senda hasta la playa, es difícil de encontrar porque pensaremos que no se puede descender, pero una vez que lo hemos hecho todo será mas fácil, de hecho muchas veces no entiendes como la gente ha bajado, pero es posible. Recuerda ¡mucha precaución!

Leer más en TIERRA sin FRONTERAS