Almería, calma al pie de la Alcazaba

Tapeo por la calle Real, pescadito del puerto en el restaurante La Lonja, un baño en el ‘hammam’ Almeraya y música en vivo en La Guajira junto al recinto amurallado árabe del siglo XI

9.00 Desayuno con vistas al mar

Almería disfruta de una temperatura promedio de unos 18 grados y es una de las ciudades españolas con más horas de sol anuales, cerca de 3.000, con lo que, por una mera cuestión de probabilidad, el viajero tiene muchas papeletas para poder sentarse en alguna terraza del paseo marítimo de Carmen de Burgos bajo un cielo azul y con vistas al mar en cualquier época del año.

El Café París se encuentra en pleno meollo, pero merece la pena alejarse un poco y desayunar en Maricastaña (avenida del Cabo de Gata), donde también se puede tapear. La Trattoria del Mar, El Rincón de Yebra, El Portón de la Bahía o las Terrazas Almadrabillas (la una para comer, la otra para el café, ambas en la plaza de los Periodistas) son otras posibilidades.

El paseo marítimo arranca en realidad en el Cable Inglés (un bien de interés cultural ejemplo de la arquitectura del hierro construido según las directrices de la escuela de Eiffel a principios del XX) y el pequeño parque urbano a sus pies (con el monumento a los 142 almerienses víctimas del Holocausto) y llega hasta la Universidad, a unos siete kilómetros hacia levante.

Leer más en EL PAÍS