Almería sin pisar la playa

Abandonando la orilla y comenzando a caminar hacia tierra firme hay toda una provincia esperando su oportunidad para exhibirse y sorprender

Pero, ¿cómo? ¿es posible? ¿Se puede concebir Almería como un ente aislado de su litoral capitaneado por las evocadoras playas de Cabo de Gata? Es difícil, sí. Pero no imposible. Dicen los autóctonos que la provincia almeriense alberga todos los paisajes que uno puede imaginarse: urbano, playa, montaña, bosque y desierto. Y razón no les falta.

LOS REFUGIOS DE LA GUERRA CIVIL

Se trata de uno de los atractivos turísticos más valiosos de la capital y, a pesar de ello, unos grandes desconocidos. Tanto es así que, incluso, algunos almerienses aún ignoran su existencia e importancia. En cambio, con casi 4’5 kilómetros de galerías subterráneas son los refugios antiaéreos más grandes de toda España y Europa y que sirvieron para salvar la vida de casi 40.000 personas durante los 52 bombardeos que sufrió Almería durante la Guerra Civil. A día de hoy, es un espacio musealizado que se puede conocer mediante visitas guiadas que recorren casi un kilómetro de estos túneles que discurren bajo las calles de la ciudad.

LA CASA MUSEO DEL CINE

También en la capital se puede visitar el conocido como Cortijo Romero. Un poco alejado del centro de la ciudad -donde reside la mayor parte de la vida cultural de la misma-, el edificio alberga, a día de hoy, la Casa Museo del Cine. Un lugar para conocer la importancia que tuvo Almería en la industria cinematográfica. La elección de este inmueble no es casual, pues sirvió de alojamiento a actores y actrices durante el rodaje de numerosas películas que se grabaron en el Desierto de Tabernas o en Cabo de Gata, durante los años 60 y 70 del pasado siglo XX.

Entre sus huéspedes se encontraban figuras como Brigitte Bardot o Clint Eastwood, pero fue el beatle John Lennon el encargado de darle una mayor fama al cortijo, ya que en el año 1966 se alojó en el mismo durante el rodaje de la película “Cómo gané la guerra”. Una estancia que, además, le resultó verdaderamente provechosa, pues allí acabó componiendo la famosa canción Strawberry Fields Forever. Y un pequeño tip para viajeros más curiosos: En el Paseo Marítimo de Almería, se encuentra el Hostal Delfín Verde. Fue allí donde Lennon se alojó durante los primeros días de su viaje y el lugar en el que comenzó a componer dicha canción.

LA ALCAZABA Y SUS VISTAS

Coronando la ciudad desde lo alto de su promontorio, la Alcazaba de Almería es un mirador excepcional que sirve, además, para comprender la extensión de la capital. Se trata de la fortaleza más grande construida por los árabes en España. Tras la toma de la ciudad por parte de los Reyes Católicos, en 1489, estos mandaron construir un castillo en su parte más occidental, por lo que el visitante puede distinguir claramente la diferencia entre los dos recintos musulmanes y el cristiano. Los fans de Juego de Tronos la reconocerán, además, por ser Sunspear, Dorne, en su sexta temporada. Y para hacer la experiencia más completa, nada como cenar en el Restaurante Almedina Baraka, a los pies de la Alcazaba, desde cuya terraza, al caer la noche, se puede obtener una inolvidable vista panorámica de la capital con fortaleza iluminada a unos pocos pasos.

Continuar en Viajes National Geographic