Descubren que el gazpacho es un poderoso ‘cóctel’ quimiopreventivo

Investigadores de la Ual simulan la digestión in vitro y analizan lo que ocurre con las células tumorales al enfrentarlas con el digestato, dichas células malas se “suicidan”

Investigadores de la Universidad de Almería han descubierto poderosas propiedades quimiopreventivas en el gazpacho, una receta vitamínica que es capaz de ofrecer al organismo un “potente coctel” frente a las células tumorales.

Que está rico, que es sano y que aporta muchas vitaminas es por todos sabido, así como las propiedas que, por separado, se han venido estudiando de algunos de los ingredientes del gazpacho como el tomate. Pero si cada hortaliza por separado aporta bondades al cuerpo humano, juntas y añadidas al aceite de oliva, adquiren tal fuerza “que no la tienen por separado”. Lo explica de forma muy sencilla el ciéntifico almeriense Pablo Campra, que ha capitaneado una investigación de más de dos años con resultados impactantes, pendientes de publicar en una revista internacional científica.

Una de las novedades de este estudio ha sido simular el proceso de digestión en tubos de ensayo, enfrentando el digestato a células tumorales con cáncer de colón. “Mediante un modelo de tumores cultivados in vitro, hemos podido constatar que el crecimiento de las células cancerosas se ve frenado cuando las células son expuestas a pequeñas concentraciones de gazpacho, digeridos previamente in vitro, en cantidades mínimas que simulan los niveles de exposición dentro del organismo humano tras la digestión y absorción”, desgrana Campra.

El investigador y su equipo ha simulado en laboratorio los procesos naturales de control de progresión cancerosa, que “probablemente ocurran de igual modo en vivo tras el consumo de los productos de esta receta completa”, un aspecto pendiente de constatar en lo que sería ya una segunda fase de la investigación con ensayos en humanos. Pero mientras, ya se ha podido comprobar in vitro cómo el cultivo de células cancerígenas se reduce en proporción a la concentración de digestatos de gazpacho. Ofrece Campra las imágenes que acompañan a la información de la evolución del tumor y cómo de forma progresiva van desapareciendo las células cancerígenas. “Se suicidan, y solo lo hacen las células tumorales”.

Leer más en Diario de Almería