“En Almería hay gran demanda de la divulgación científica”

Fernando Diánez dirige la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de la Universidad

A lo largo de esta semana, casi 1.300 estudiantes de Secundaria de 130 institutos de la provincia visitan en campus de La Cañada para participar en las actividades previstas en la Semana de la Ciencia. Un evento de divulgación académica que tiene como objetivo despertar el interés científico de futuros alumnos de la UAL. Fernando Diánez es su responsable.

– ¿Qué es la Semana de la Ciencia y para qué se pone en marcha?
– En principio, se puso en marcha por la facultad de Ciencias Experimentales y se derivó su organización hacia la OTRI para hacer una actividad más trasversal que implicara a profesores de distintas ramas. Tiene esa parte de despertar vocaciones científicas en los chavales, pero también sirve de orientación de los estudios que pueden cursar los alumnos de Secundaria.

– De ahí, me imagino, que partió la idea de hacer algo que implicara a más investigadores. Este año creo que participan 150…
– Claro, porque para los estudiantes es muy enriquecedor ver lo que se hace en los laboratorios de manera directa. Los equipamientos con los que cuentan los centros de secundaria no pueden competir con los que tienen las universidades porque aquí se desarrolla investigación puntera. Es una oportunidad para los alumnos, que pueden ver equipación científica que, difícilmente, pueden ver en otro entorno y hacerlo, además, junto a quienes utilizan esa tecnología en su día a día.

– ¿En qué tipo de talleres participan?
– Pues mira, este año hemos previsto cuarenta actividades y hay talleres sobre plantas aromáticas y fauna callejera,  las cadenas tróficas de los montes mediterráneos, la dieta como actividad antitumoral,  les enseñamos también qué es la ingeniería química con el proceso extractivo del aceite o viendo cómo se fabrica la leche en polvo o les hablamos del cultivo de microalgas.

– ¿Hay demanda de divulgación científica en Almería? 
– Sí y partimos de una situación fantástica. Por ejemplo, en la última Noche de los Investigadores conseguimos reunir a unas 12.000 personas que vieron qué investigaciones se hacen en la universidad. La implicación de los investigadores es total. La UAL aportó el 32% de los investigadores a este evento -que se realiza en toda Europa de forma simultánea-, siendo el peso específico de esta universidad en el global andaluz de solo un 5%.

– Estos eventos permiten, además, saber qué se cuece dentro de la UAL.  
– Es cierto porque, además, mucha de la investigación que se hace centro de la universidad es desconocida para el propio compañero.

 ¿Cómo es eso?
– Bueno, porque cada uno va a su trabajo, sus clases, sus publicaciones. Este tipo de actividades nos permiten salir a la ciudad y mostrar las cosas que hacemos. Esas 12.000 personas que vinieron a la Noche de los Investigadores son un punto de partida genial para hacer más cosas.

– ¿Cómo cuáles? 
– La estrategia que queremos hacer es huir de la concentración solo en una semana como ahora y hacer más divulgación científica para alumnos de Secundaria estableciendo, por ejemplo, concursos científicos. Creemos que es una buena oportunidad para todos.

– Sobre todo generaría más interacción. 
– Claro, primero entre profesores de universidad y de los institutos y luego serviría para que los estudiantes tuvieran un contacto más intenso con la universidad que una mera visita.

– ¿A la gente le gusta la ciencia? 
– Sí, estoy convencido de ello porque solo hay que ver cuál es la respuesta en actividades como la que contaba antes de la Noche de los Investigadores. La curiosidad es el motor natural y es bueno que se sepa qué se hace en la universidad y que se difunda fuera del campus.

Fuente: La Voz de Almería