Historias almerienses sobre el paisaje (XI): La posibilidad de una isla

Una serie que aspira a intervenir en la percepción de la realidad geográfica y territorial

Los factores que explican el aislamiento de Almería y sus características han sido ya comentados en distintas entregas de esta serie (VJ3 Un modelo de sedimentación humanaVJ6 El gran vacío del suresteVJ7 La región urbana Almería-Poniente).

Pero, aunque tengan una raíz lingüística común, una cosa es el aislamiento y otra la insularidad. Plantear la insularidad de Almería, más allá de su carácter metafórico, invita a un ejercicio de geografía-ficción, que podría tener los siguientes items.

Islas del Mediterráneo 

Con sus 8.774 km2, Almería sería la cuarta isla del Mediterráneo por superficie, detrás de Sicilia (25.426), Cerdeña (24.090) y Chipre (9.251). Almería es solo 52 km2 más grande que Córcega, que le seguiría en quinto lugar, y 438 km2 más grande que Creta, que ocuparía el sexto lugar. Sería, con gran diferencia, la isla española más grande. A mucha distancia se situaría la isla de Mallorca (3.640 Km2). La superficie de Almería es mayor que la de todo el archipiélago canario (7.493 km2).

La costa de Barlovento

Sin duda, el gran tema de geografía-ficción de la isla de Almería es imaginar cómo sería la costa de Barlovento (todo el actual límite con la provincia de Granada). La primera imagen que vislumbramos es la de una costa con acantilados de más de 2.500 m., que corresponderían con las cotas del Chullo y el Almirez (Sierra Nevada). Pero, incluso dentro de la ficción, un litoral así no sería verosímil. La erosión marina habría modelado una costa que, aunque escarpada, generaría su propia vertiente litoral.

Leer más en La Voz de Almería