Megaproyecto para hacer de Almería la capital mundial de la marihuana medicinal

Hospital oncológico, de 150 camas, con centro de investigación y protonterapia, más una residencia

Diseño del hospital y hotel del arquitecto Antonio Moneo

También en la Vega, un hotel de cinco estrellas y arquitectura singular con 8 plantas y 420 habitaciones. Cinco invernaderos, en Retamar y Níjar, con plantas de producción farmacéutica y de extracción de aceite

A mediados del próximo mes de septiembre se plantará la primera semilla de un megaproyecto que hará de Almería la capital mundial de la marihuana medicinal en todos sus ámbitos, desde la producción al tratamiento y la investigación terapéutica. La empresa promotora, GSG & Associates, avanza en sus planes para cultivar cáñamo (Cannabis sativa) en cinco invernaderos, levantar un hospital y centro de investigación, un hotel de lujo y una planta de extracción de aceite, entre otras infraestructuras, para las cuales hay calculada una inversión que puede superar los 300 millones de euros e incluso alcanzar los 400.

La primera pieza de este ambicioso proyecto, que tiene como denominador común las propiedades medicinales de dos de los componentes de la marihuana, el CBD o cannabidiol, que actúa sobre el cerebro (ansiedad, depresión, epilepsia, fobias, adicciones, Alzheimer, etc.), y el THC o tetrahidrocannabinol, con la capacidad de aliviar el dolor (esclerosis múltiple, artrosis, artritis reumatoide, cáncer, etc.), es el invernadero de Retamar.

Con una superficie aproximada de diez hectáreas, situadas en la carretera hacia Cabo de Gata y cercanas al centro de Michelín, el invernadero está preparado para comenzar la plantación en septiembre con el objetivo de recolectar en noviembre. Una primera cosecha que está ya comprada por una de las farmacéuticas líderes en el sector, la canadiense Mandara Pharma. Los responsables de la empresa promotora calculan que de este invernadero saldrán 21 toneladas por cosecha, estando previstas seis anuales lo que arroja, pues, la cifra de 126.

Leer artículo completo en Diario de Almería