Once años presumiendo de albojenses

Diego Carrillo, presidente de Somos Albojenses, ha cubierto cientos de actos culturales y sociales durante los últimos 11 años

El presidente de Somos Albojenses, Diego Carrillo | La Voz.

Han sido once años siendo parte indispensable en todo tipo de actos. Ya sea organizándolos o como colaboradores. Carreras populares, exposiciones artísticas, publicaciones de revistas culturales… Para su implicación tan sólo era necesario un requisito: tener alguna relación con Albox. No podía ser de otro modo siendo la asociación cultural Somos Albojenses la que acaba de cumplir once años este mes de mayo.

En este caso no hay debate sobre el huevo y la gallina. Su presidente, Diego Carrillo Granero (Albox, 1969), recuerda cuándo y cómo nació el foro donde comparten fotografías y vídeos sobre Albox y cuándo llegó el momento de ser parte activa de las actividades. “El nacimiento como asociación fue posterior al foro. Lo primero que hicimos fue el portal pero, como muchas veces necesitábamos una persona jurídica para hacer actividades, creamos la asociación”, recuerda Carrillo.

Respaldo social

Quien habla, el  presidente de ‘Somos Albojenses, ha sido el encargado de inmortalizar buena parte de los eventos que tienen lugar en el municipio desde hace once años. Carnavales, edificios en ruina, procesiones… Incluso, en no pocas ocasiones, se ha desplazado cientos de kilómetros para participar en citas como en el Encuentro de Albojenses en Cataluña; una de las numerosas iniciativas que han madurado desde que nacieron al amparo de la asociación, allá por 2006 o en años posteriores, ya sea organizadas por este colectivo o en colaboración con diferentes administraciones como la San Silvestre Albojense, la Ruta de la Flor de Almendro o la revista local cultural El Arriero. Actividades que han conseguido una respuesta por parte de la población que ha sorprendido a los propios organizadores.

“No pensábamos que podríamos alcanzar todo lo que hemos hecho”, confiesa con humildad; un nivel de actividades que hace “muy difícil” superar en los próximos años lo hecho en su primera década. Algunas de sus iniciativas han sobrepasado al municipio albojenses implantándose en otros puntos de la provincia como las rutas de la flor de almendro.

Leer artículo completo en La Voz de Almería