Una ‘startup’ almeriense crea una de las mejores tecnologías militares del mundo

Ramón González, fundador de Robonity, ha presentado a la Alianza del Norte su algoritmo para guiar a los convoyes militares por zonas de conflicto minimizando los riesgos

ramon-gonzales-robonity

Robonity ha sido elegida por la OTAN como una de las empresas con un proyecto más innovador (Ramón González)

No siempre el camino más rápido para llegar de un punto a otro es una simple línea recta. Si en lugar de tratarse en un espacio apacible y conocido, el desplazamiento se produce en un territorio en plena guerra, la máxima se diluye como un azucarillo. Y es ahí donde entra en juego la idea de Robonity, una ‘startup’ almeriense reconocida por la OTAN como uno de los diez proyectos militares más innovadores y prometedores del momento.

“Por un lado, hemos utilizado técnicas de inteligencia artificial”, explica el fundador y CEO de Robonity, Ramón González, a Teknautas. “Imaginemos que tenemos una secuencia de imágenes captada por una serie de cámaras de una ciudad. Automáticamente, procesamos esas imágenes y detectamos el nivel de peligro que hay en las calles en las que están instaladas esas cámaras, utilizando estos algoritmos”, detalla este ingeniero especializado en robótica y visión artificial.

Con esta propuesta, Robonity acudió al NATO Innovation Challengue de 2018, en el que la Alianza del Atlántico planteaba como problema el despliegue de un convoy militar en una ciudad en conflicto. Y el proyecto parece haber convencido: la idea de González ha sido destacada en la final celebrada en París como una de las diez más innovadoras del más de medio centenar que fueron presentadas a comienzos de año.

Si la OTAN valoraba cuestiones como la utilidad, el grado de innovación o la viabilidad de los proyectos, en Robonity fueron un paso más allá y llegaron a implementar su idea, desarrollaron el ‘software’ que podría guiar a los convoyes militares de la OTAN por zonas en conflicto a golpe de algoritmo.

No siempre el camino más rápido para llegar de un punto a otro es una simple línea recta. Si en lugar de tratarse en un espacio apacible y conocido, el desplazamiento se produce en un territorio en plena guerra, la máxima se diluye como un azucarillo. Y es ahí donde entra en juego la idea de Robonity, una ‘startup’ almeriense reconocida por la OTAN como uno de los diez proyectos militares más innovadores y prometedores del momento.

“Por un lado, hemos utilizado técnicas de inteligencia artificial”, explica el fundador y CEO de Robonity, Ramón González, a Teknautas. “Imaginemos que tenemos una secuencia de imágenes captada por una serie de cámaras de una ciudad. Automáticamente, procesamos esas imágenes y detectamos el nivel de peligro que hay en las calles en las que están instaladas esas cámaras, utilizando estos algoritmos”, detalla este ingeniero especializado en robótica y visión artificial.

Si la OTAN valoraba cuestiones como la utilidad, el grado de innovación o la viabilidad de los proyectos, en Robonity fueron un paso más allá y llegaron a implementar su idea, desarrollaron el ‘software’ que podría guiar a los convoyes militares de la OTAN por zonas en conflicto a golpe de algoritmo.

“Lo que hacemos con nuestro algoritmo de planificación de rutas es considerar varias restricciones, varios índices para generar cuál es el camino más fiable”, detalla González. Así, el primero de esos índices no sería otro que la seguridad, analizada a partir de esas imágenes captadas en los posibles trayectos y en las que el ‘deep learning’ tendrá que detectar los posibles riesgos.

Leer más en El Confidencial