Declarada Zona Arqueológica el yacimiento de Ciavieja

Este espacio, situado en el núcleo urbano y con vestigios que abarcan desde el siglo V a.C. a la época romana, presenta un gran interés para el conocimiento de la Prehistoria reciente en el Sudeste peninsular

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Zona Arqueológica, del yacimiento de Ciavieja, en El Ejido.

Este espacio, situado en el núcleo urbano y con vestigios que abarcan desde el siglo V a.C. a la época romana, presenta un gran interés para el conocimiento de la Prehistoria reciente en el Sudeste peninsular. Entre sus valores destacan la abundante producción cerámica y los restos de la ciudad romana de Murgi.

La zona arqueológica protegida se compone de dos áreas separadas por la Avenida El Treinta: la denominada El Cerrillo, que concentra la mayor parte de los vestigios estudiados y excavados, y la de las tumbas situadas en las inmediaciones de la Carretera Nacional 340.

El Cerrillo, al norte de la avenida, debe su nombre a la acumulación de los sedimentos generados por los sucesivos asentamientos históricos. Sus restos arqueológicos datan de las edades del Cobre y del Bronce y de las épocas púnica y romana.

Al primero de estos periodos corresponden restos relacionados con las tradiciones neolíticas de la llamada Cultura de Almería y con las cerámicas simbólicas y campaniformes, así como silos excavados y viviendas circulares con zócalos de piedra y paredes de tapial. Por su parte, de la Edad del Bronce se conservan tumbas y cerámicas vinculadas a la Cultura del Argar.

En la segunda mitad del siglo V a.C., tras un periodo de abandono, se levanta un nuevo asentamiento que se mantendrá hasta la primera mitad del III.

De esta época son relevantes las cerámicas griegas, fundamentalmente fragmentos de vasos de barniz negro áticos y figuras rojas, que debieron llegar a Ciavieja desde la cercana Abdera; las iberas (cuencos, platos y vasos), y las ánforas de tipología púnica.

Leer más en IDEAL