Rafael Gomez, uno de Adra que liberó París

A sus 94 años, y tras décadas de heroico anonimato, no asistió al homenaje que, hace unos días, los Reyes rindieron a la compañía de republicanos españoles que liberó París.
La 9ª Compañía de la División Leclerc, más conocida como La Nueve./ Fuente: PÚBLICO

La 9ª Compañía de la División Leclerc, más conocida como La Nueve./ Fuente: PÚBLICO

MADRID.- 25 de agosto de 1944. Charles de Gaulle pronuncia desde el Hôtel de Ville el histórico discurso de la liberación de París: “Liberada por ella misma, por su pueblo, con la participación de los ejércitos de Francia, con el apoyo y la participación de toda Francia. De la Francia que lucha, de la única Francia, de la verdadera Francia, de la Francia eterna”.

Rafael Gómez y Florence en 1949

Rafael Gómez y Florence en 1949

No mintió el general que, desde el exilio londinense, había combatido al gobierno colaboracionista de Vichy. Pero tampoco dijo toda la verdad. Su olvido imperdonable, oculto durante décadas por la historia oficial, fue la bravura de un puñado de españoles, miembros de la 9ª Compañía de la División Leclerc, más conocida como La Nueve. 146 aguerridos e idealistas republicanos, verdaderos libertadores de París.

Ya sólo queda uno para contarlo. Un modesto jubilado de 94 años que estos días no se separa de la cama de un hospital de Estrasburgo en la que Florence, su mujer, libra la batalla más dura. Ni para atender a los medios. Ni siquiera para recibir el homenaje que la pasada semana los reyes rindieron en París a La Nueve.

Se llama Rafael Gómez (Adra, 1921). Igual que se llamaba su padre, un almeriense, carabinero de profesión, que salvó la vida de un joven Francisco Franco en la Guerra del Rif, formó parte de la guardia personal de Alfonso XIII y, después, fue militar fiel a la República. “El abuelo le decía a mi padre: ‘Yo soy militar, yo estoy al servicio de mi país”, cuenta Jean Paul, el hijo de Rafael.

 A sus 94 años, el único superviviente de La Nueve, hoy sólo le importa cuidar de su mujer.


Del Día D a la liberación de París

FOTO_HTCon su insignia republicana en la solapa, Rafael y el resto de combatientes de La Nueve se convirtieron enseguida en punta de lanza de las operaciones de la división americana del general Patton en la que se integró Leclerc. “Por el hecho de ser extranjeros, porque se habían curtido en el cuerpo a cuerpo de la Guerra Civil española y, sobre todo, porque se alistaron con la idea de que, cuando acabaran con el nazismo en Europa, volverían a España a acabar con Franco”, cada vez que había un problema, un golpe duro que dar, allí se colocaba por delante a La Nueve.

Leer más en Público