Tras las huellas de San Valentín en Almería

Cientos de personas siguen durante estos días por el casco histórico de la capital las huellas de San Valentín, ya que la leyenda dice que sus restos reposan en la Catedral de Almería.

san valentin de perceval

Ese es el mensaje que traslada ‘Trae tu corazón a San Valentín’, una iniciativa impulsada por la Asociación de Vecinos Casco Histórico que se celebra del 10 al 14 de febrero y pretende “revitalizar” este barrio y dar conocer a los almerienses y turistas los presuntos vínculos que guarda la ciudad con este mártir, sacrificado por defender a los enamorados cristianos.

“Según diversas fuentes, San Valentín está enterrado en la Catedral de Almería y creo que tenemos que apostar por esa idea y reivindicar que es nuestro, que es almeriense”, asegura en declaraciones a Efe la presidenta de este colectivo, Magdalena Cantero, quien reconoce que son muchos los que preguntan por la realidad de esta historia.

En este sentido, defiende que lo importante no es que la tumba almeriense de San Valentín sea real o no porque “tampoco es cierto que existieran Romeo y Julieta y en Verona no cabe ni un alfiler el 14 de febrero, algo que repercute en la economía, los puestos de trabajo, el turismo y en las iniciativas culturales”.

san valentin“Queremos potenciar la imagen de San Valentín y que todos los almerienses y la gente de fuera sepa que está enterrado aquí, porque puede ser un buen elemento para identificar y posicionar cultural y turísticamente a nuestra ciudad”, asegura.

Cantero recuerda asimismo que ‘Trae tu corazón a San Valentín’ surgió con la idea de “revitalizar” el casco histórico de Almería, involucrando a toda la sociedad almeriense con la participación de los comerciantes, los hosteleros, la Universidad de Almería y la Escuela de Artes.

Más de mil alumnos de este último centro adornaron el pasado 10 de febrero la plaza Campoamor, en la que se ubica el bajorrelieve que el artista indaliano Jesús de Perceval dedicó al santo del amor, con corazones, mariposas y tarjetas con “detalles y símbolos amorosos dedicados a San Valentín”.

También fueron los responsables de sembrar las calles de la ciudad con incontables pisadas de color rojo con frases dedicadas al amor con la Escuela de Artes como punto de partida y la plaza Campoamor y, por lo tanto San Valentín, como meta final.

Mientras varios vecinos colocan candados con los que sellar su amor en la reja que rodea al bajorrelieve del mártir, Cantero rememora parte de las actividades desarrolladas durante las últimas jornadas, como una ruta nocturna por el patrimonio del casco histórico en la que participaron más de cien personas.

Leer más en LA VANGUARDIA