La ruta de los piratas de Almería

Estamos en Almería; en el Cabo de Gata. Aquí, los piratas supieron valorar las ventajas estratégicas que les conferían estas tierras. La ruta Pirata recorre aquellos puntos más destacables de la Costa de Níjar, donde se construyeron baterías defensivas y torres vigías para resguardar la península de los ataque piratas y bereberes.

Almería, piratas, Cabo de Gata (Carlos Barba /EFE)

Almería, piratas, Cabo de Gata (Carlos Barba /EFE)

La ruta comienza en la batería de los Escullos, en la Fortaleza de San Felipe, del siglo XVIII, actualmente restaurada. Es uno de los restos fortificados más importantes y mejor conservados de todos los existentes. Se recomienda disfrutar de la belleza de esta zona, con su duna fósil, su playa y sus calas escondidas.

Llegaremos al Espigón de La Isleta del Moro, donde podremos disfrutar de un enclave tranquilo y rural en el que todavía pueden observarse las artes tradicionales de la pesca. Se puede visitar el peñón, a través de una ruta perfectamente señalizada y disfrutar de su mirador. Saldremos por el mismo camino de La Isleta del Moro, con dirección a Rodalquilar. Suiendo, podremos ver las calas vírgenes ubicadas entre montañas volcánicas.

El Mirador de La Amatista es una punto de información excepcional y desde él se disfruta de unas impresionantes vistas sobre la costa de los Piratas. Desde aquí, bajaremos por una pronunciada pendiente hacia el valle de Rodalquilar, una preciosa zona entre montañas donde se ubica este pueblo minero. Pasaremos por la Aldeilla de La Ermita donde encontraremos antiguos caseríos hoy rehabilitados.

Leer más …